¿Alguna vez te has sentido bendecido? Estoy segura de que en un momento si. Es genial sentir cuando Dios viene y sentir que todo cae en su lugar. Sin embargo, a veces cuando somos bendecidos, damos gracias a Dios pero luego sentimos que no necesitamos llegar a Él tanto.

Sé que he estado allí. Cuando viene el problema, estoy constantemente orando y clamando a Dios. Pero cuando Él ha hecho mi milagro o me ha bendecido, la cantidad de tiempo que gasto en busca de Él disminuye. Somos culpables los seres humanos que buscamos la bendición de Dios más que solo buscarlo por lo que Él es. Pero la cosa es que no podemos dejar de buscar a Dios, pase lo que pase. Nuestra relación con Dios es más valiosa que sólo las cosas que Él puede darnos.

Dios Siempre Esta Alli

Él está allí en los buenos tiempos. Él está allí en los malos tiempos. Dios aparece en nuestras vidas, necesitamos presentarnos también para Él. Recuerdo haber pasado por una temporada seca y no saber si Dios me oyó. Había tantas veces que pensé en cuál era el punto si no veía nada sucediendo. Pero en el fondo sabía que tenía que seguir orando. Dios está allí trabajando incluso si no lo sientes hablando en voz alta. Dios nunca te deja. Incluso su silencio significa algo.

Por otro lado, sé que ha habido momentos en los que me sentí tan bendecido por Dios. Recuerdo haber pensado en lo grande que era la vida. Me gustaría publicar un grito rápido a Dios en Twitter. Pero eso es todo. Yo estaba demasiada atrapada en mi felicidad de que hablar con Dios lo ultimo. A veces sentimos que como las bendiciones vienen de Dios, nosotros nos regocijamos en ellas es lo mismo que tender a nuestra relación con Él. No dejes de buscarlo porque sientes que las cosas son buenas. Esta vez es la mejor oportunidad para conocerlo genuinamente.

[Tweet “Sigue buscando a Dios aun cuando a hecho el milagro e incluso cuando no lo a hecho.”]

Sigue Alabando

Si no has escuchado “Lo Haras Otra Vez” por Elevation Worship, hazlo ahora. La canción habla de que Dios viene a ayudarnos cada vez como lo ha hecho antes. Es un recordatorio constante para ver cómo Dios siempre está ahí y siempre se asegurará de que nos cuidan. Nuestra relación con Dios no es sólo para cuando nos apetece, es una cosa constante.


El fin de 1 Crónicas 16:11 dice, “busquen siempre su presencia!” Es lo que siempre debemos recordar. No te detengas ya cuando tengas tu milagro. Busquen a Dios y no se detengan.

You Might Also Like

Just a twentysomething living under the California sun. I love putting words in sentences.

Previous Post

Back to School Beauty Routine

Next Post

You Can’t Stop Seeking