La Palabra es Redención

La Palabra es Redención

Yo no estaba muy segura si quería tener una palabra para el 2017 y en parte porque sentía que la mayoría de las palabras que se eligen son cursis o realmente se sienten bien. No para ser un pesimista, pero no quería mantenerme a eso porque no tengo ni idea de lo que este año tiene. Pero había una palabra que se venia a la mente y era la palabra “redención”. Mirando hacia atrás en 2016, yo, y el resto del mundo para ser honesto, necesita redención. Redención dentro de nuestras vidas y con Dios.

Tengo esta hambre de demostrar a mí mismo por alguna razón. Una necesidad de redimir donde estoy en la vida ahora mismo. 2016 me dejó cuestionando mis decisiones pasadas, sintiéndome amargada, y un poco perdida. Deje que las cosas salgan así, así que es hora de cambiarlo.

Lo que pasa es que la redención se complica. Tenemos que reconocer plenamente dónde estamos, qué hemos hecho y derramarlo todo a Dios. Es hora de dejar de albergar experiencias pasadas y el resentimiento para entrar plenamente en un nuevo tiempo libremente. Es hora de realinear mi vida a lo que Dios quiso que fuera.

Eso es lo que me atrajo acerca de la palabra redención. Es un desafío que tengo que volver a cada día y rendirse. Pero esto es lo que necesito. Un empuje en la dirección correcta donde Dios conduce. Todo el mundo necesita redención.